Dibujos animados: ¿Te acuerdas de los autos locos?




“Y aquí están de nuevo, el más osado grupo de pilotos de carreras del mundo en sus ¡autos locos! Compitiendo en las carreras más peligrosamente divertidas de la historia… ya se acercan a la línea de salida… Se preparan para la salida y… ahora sí, ¡arrancan los loquísimos autos locos!”. Así comenzaba la intro de esta inolvidable serie de dibujos animados creada en 1968 por la productora estadounidense Hanna-Barbera.

Inspirada en la película “La carrera del siglo” de 1965, los autos locos fue una serie de dibujos animados que narraba las diferentes carreras en las competían un grupo de once coches, con sus respectivos pilotos y copilotos, por ganar el título de “Piloto más loco del mundo”. Había un total de 23 personajes, incluyendo al clásico villano, Pierre Nodoyuna. El cual junto a su secuaz, un perro llamado Patán, empleaba en cada carrera todo tipo de tretas y artimañas, cada cual más inverosímil, para hacer que el resto de corredores cayera en trampas o pinchase, siempre sin fortuna pues jamás ganaba.

autos locos

La singularidad de esta serie era sin duda sus esperpénticos coches, cada cual más peculiar, y sus particulares pilotos, lo que junto con las características de la carrera y los lances de la misma hacía que nunca hubiera un claro ganador. Entre los coches más laureados con cuatro victorias encontrábamos: el Compact Pussycat (un coche rosa sólo con accesorios de maquillaje) de Penélope Glamour; el Superheterodino, un coche de carreras conducido por Pedro Bello (que estaba enamorado de Penélope); el Alambique Veloz del granjero Lucas y el Oso Miedoso, un carro de madera propulsado por una estufa de carbón a cargo; y la Antigualla Blindada, un sedán de los años 20 conducido por Mafio y su pandilla de gánsters (la Mafia del Hormiguero).

El resto de coches participantes ganaron un total de tres carreras cada uno, con la excepción del Super Perrari, el coche a reacción repleto de armas y trampas de los malvados Pierre Nodoyuna y Patán que, a pesar de su múltiples intentos de perjudicar a sus competidores, no ganaron una sola carrera. El Rocomóvil de los trogloditas Hermanos Macana, Piedro y Roco, ostentan el mayor número de segundos puestos. El Espantamóvil, conducido por Los Tenebrosos, era un coche con un campanario habitado por un dragón, el cual les permitía volar en pequeños tramos de la carrera. Otro coche que también podía volar y sobrepasar por encima a sus competidores era el Stuka Rakuda, un híbrido de coche y avión conducido por el Barón Hans Fritz (basado en el famoso Barón Rojo), el que fuera el ganador de la primera carrera de la historia de los autos locos.

Otro fantástico coche era el Auto Convertible, un coche con forma de barco con ruedas que era capaz de transformarse en cualquier cosa, del Profesor Locovitch, el cual con sus numerosos inventos ayudaba al resto de competidores cuando estos se encontraban en apuros. Tampoco podemos olvidarnos del coche-tanque conducido por el sargento Blast y el soldado Meekly, el Super Chatarra Especial, que contaba con un cañón con el que se propulsaba. Y el último de los once vehículos, el grotesco Troncoswagen. Conducido por los temerarios Brutus y Listus, un leñador y un castor; se trataba de una carreta de madera con sierras circulares en lugar de ruedas lo que les permitía cortar cualquier cosa.

Tan memorable fue esta serie de dibujos animados que hasta sirvió de idea para publicitar el nuevo Peugeot 208. En el anuncio, que salió en España en marzo de 2014, los publicistas recrean una nueva y peligrosamente divertida carrera de los autos locos; en esta ocasión todos intentan vencer sin suerte al nuevo vehículo de la marca francesa. El anuncio creó un revuelo en todas las redes sociales y muchos fans de la serie que vieron el spot, soñaron con la remota posibilidad de que se hiciera una película sobre los autos locos. Desconocemos si habrá película o no, pero en el caso de que necesiten ideas, les recomendamos que echen un vistazo a los coches soñados para el futuro, vehículos diseñados por niños de todo el mundo para el concurso DreamCar, celebrado por Toyota, que podrían completar y de qué manera la parrilla de salida de estos autos locos.