Bolt: Un Perro fuera de serie




Bolt: Un Perro fuera de serie es una película de dibujos animados del año 2008.

Bolt es un cachorro ovejero alemán de color blanco. El pequeño es adoptado por una niña llamada Penny que lo quiere un montón. Pasan los años y tanto Bolt como Penny se vuelven dos estrellas de un programa de Hollywood. Bolt empieza a creer que todo lo que le sucede es real y que de alguna forma ha obtenido superpoderes.

Por accidenete, Bolt termina en las calles de New York buscando a Penny, creyendo que la han secuestrado. Encuentra a una gata llamada Mittens, a la cual interroga. Esta, sin saber lo que sucede, le sugiere a Bolt ir de regreso a Hollywoord. Bolt comienza el viaje, pero obliga a Mittens a ir con él. Durante la travesía un hámster llamado Rhino se une a ellos. Rhino es un gran fanático de Bolt y piensa que el perro es un superhéroe.

Bolt: Un Perro fuera de serie

Cuando Mittens se da cuenta de lo que ocurre, le dice a Bolt que es un perro cualquier, que no tiene superpoderes. Bolt piensa que esto es mentira, pero luego se da cuenta de la verdad y termina haciéndose amigo de Mittens.

Cuando llegan a Las Vegas, Mittens le dice a Bolt que quiere quedarse a vivir allí con él. Bolt se entera del pasado de Mittens: ella era una gata casera que luego fue abandonada a su suerte. Bolt se va solo, pero Rhino y Mittens deciden ir tras de él para ayudarlo.

Bolt, Rhino y Mittens llegan al estudio en Hollywood, donde encuentran a Penny. Otro perro del lugar provoca un incendio con una antorcha. Bolt entra a salvar a Penny, y ambos final lo logra avisándole a los bomberos con sus ladridos.

De regreso en casa de Penny, la gata Mittens y el hamster Rhino deciden quedarse a vivir allí junto a Bolt.